jueves, 12 de diciembre de 2013

Week 6-7: Family parties :)

Gingerbread party + Rocco y su regalo
Estas semanas están siendo bastante ajetreadas en cuanto a vida familiar y he estado trabajando mucho, sobretodo el fin de semana. El frío ha llegado de golpe en California y así como hace dos semanas había momentos que podíamos ir en manga corta, ahora por la noche ¡¡hasta gorro me pongo!! Aún así, me gusta mucho el frío de aquí. Es seco y acostumbrada a la humedad de Barcelona se agradece (sin pasarse que el frío sigue siendo frío xD). La relación con mis HK va mejorando cada día, estoy muy contenta por dos cosas: La niña pequeñita, que no suele dar besos, el otro día ¡¡me dio uno!!! Casi lloro de la emoción jaja. Y segundo, mi HK mayor, que es el que está más revoltoso, el otro día cuando leíamos un cuento antes de ir a dormir, se acurrucó conmigo :D Además, cuando llegué pasaba completamente de mi, y ahora viene a contarme cosas, incluso cuando estoy en mi habitación y el está por la casa, entra y se sienta conmigo, cuando hace unas semanas si entraba en mi habitación, era solo para robarme algo y esconderlo jajaja.

miércoles, 4 de diciembre de 2013

Week 5: Thanksgiving + Blackfriday

Día de thanksgiving :)
Empecé mi semana de americanadas trabajando el lunes de 8-9 de la mañana ayudando a tener los niños listos para ir al colegio. Sobre las 10 me pasó a buscar por casa el profesor de la autoescuela (tomaré unas clases antes de hacer el examen), en teoría la clase tenía que durar dos horas y terminar a las 12, pero como nada puede ser medio normal en mi día a día, al llevar 5 minutos de clase pisé un clavo (o algo parecido) y pinché la rueda... Me quería morir jajajaja. Pensé, espero que esto no sea un aviso divino sobre como me va a ir por aquí con el coche. El pobre hombre, me invito a un té mientras esperábamos la grúa y al cabo de una hora pudimos volver a empezar la clase. Me regaló una hora más de práctica por mi paciencia y luego me dejó en casa. Hacia las 5 mi HM nos pasó a buscar a mi y a los niños para ir a cenar a casa de los abuelos maternos. Allí, estaban ya los tíos y primos de mi HF. La cena fue bastante bien, pero luego yo subí a jugar con los 5 niños mientras los adultos cenaban. La cosa iba más o menos bien hasta que llegó la hora de recoger y el niño mayor me montó un espectáculo. Al final, entre mis nervios, que el niño estaba insoportable y los días reguleros que yo llevaba, acabé llorando. Me sentí fatal por lo padres por ponerme a llorar ahí en medio pero no lo puede evitar. Encima yo que soy de lágrima fácil....Supongo que no será la última vez que me pase. Para contar algo más alegre de esa noche os diré que ¡¡la comida y los postres estaban buenísimos y que la casa es preciosa!! ¡No puedo esperar a ver como es el jardín en verano!